A debate | Lecturas obligatorias y exámenes

28 sept. 2015

Para muchos, ya sean lectores asiduos o no, lectura obligatoria es sinónimo de aburrimiento, de tostón, de descripciones eternas, narraciones rebuscadas, autores muertos y clásicos. Algo que debería valer para fomentar la lectura entre los más jóvenes, para enseñarles a amar la literatura, se convierte en una de las razones principales por las que no les gusta leer.

No se cuál habrá sido vuestra experiencia con este tipo de lecturas pero, en general, parece que vamos predispuestos a odiarlas, a rechazar cualquier libro que se asocie con la palabra "clásico", a alejarnos del teatro, de la poesía, de la novela negra, de la comedia...

Quizás penséis que la culpa es de los libros tan horribles que eligen los profesores, pero yo creo que la culpa está en la manera de plantear esas lecturas obligatorias. Me explico, cuando te mandan leer un libro para clase, todos sabemos que luego habrá un examen, un examen que será para nota y que supuestamente es la confirmación de que los alumnos hemos (o no) leído el libro. Y digo supuestamente porque esos exámenes se pueden aprobar sin ni siquiera haberlo abierto.
 
Mis exámenes, normalmente, tenían dos tipos de preguntas:
I- Las que cualquiera que sepa más o menos de qué va la historia puede responder.
II- Las que solo puede responder alguien que se haya estudiado el libro, como por ejemplo, cuáles son las palabras que dice el juglar al final del capítulo 13.
Y luego están los exámenes de a, b o c que casi que se pueden aprobar al tuntún.


Entonces, ¿qué es lo que pretenden esos exámenes? ¿cuál es su propósito? Fomentar la lectura desde luego no, comprobar que se ha leído el libro tampoco, entonces... ¿subir la nota? Pues no sé, pero si alguien lo sabe que me lo explique, porque yo al menos no les veo ningún sentido.

Personalmente opino que, si lo que se busca es fomentar la lectura entre los más jóvenes, los exámenes están de más. Un debate o una serie de actividades más dinámicas con relación a la historia podrían funcionar mucho mejor, podrían mostrar de manera más clara si se ha leído el libro o no, además de fomentar un espíritu crítico, hacer pensar a los alumnos y, con suerte, impulsarles a leer más cosas por su cuenta.

Luego ya, a partir de cierto curso, las cosas cambian y las lecturas empiezan a inclinarse hacia autores muertos siglos atrás y que no son más que una excusa para hacernos estudiar la generación del 27, la del 98 y la vida y obra de los grandes autores españoles e internacionales.

Para finalizar, os voy a contar mi experiencia con las lecturas obligatorias: hay libros que me han gustado, otros que no, otros que he abandonado por la mitad y otros que he releído varias veces. Y supongo que a la mayoría de vosotros os habrá pasado lo mismo. Pero a día de hoy, todavía no se para qué me ha servido haber hecho un examen sobre El príncipe de la niebla o sobre Finis mundi.



Y tú, ¿qué opinas sobre las lecturas obligatorias? ¿Y sobre los exámenes sobre esas lecturas? ¿Te parecen útiles? ¿Ha sido tu experiencia distinta a la mía?

21 comentarios:

  1. Estoy tan de acurdo contigo... Yo siempre he sido lectora y ha habido lecturas del colegio que he odiado, en mi opinión, algo que me hicieron a mi y que me gustó mucho es darme a elegir entre un total de cinco libros, así cada alumno elegía el que más le gustaba dentro de una selección del profesor y luego hacía un examen redactado que consistía en una reseña del libro y unas preguntas clave sobre el argumento y el estilo :)
    Besos desde Andrómeda.

    ResponderEliminar
  2. Yo la verdad que tampoco es que haya tenido muchas lecturas obligatorias a lo largo del colegio ni del instituto, la verdad. Debo de ser de las pocas afortunadas xDD

    De las pocas que nos mandaban, a nosotros más que exámenes nos mandaban algún trabajo. En plan proponían un tema relacionado con el libro y nosotros teníamos que redactar un par de páginas sobre él, era como una especie de debate pero escrito.

    Y si te digo la verdad no todas las veces leía el libro, siempre lo comenzaba pero sino me gustaba tiraba de internet y de ahí ya hacía el trabajo xDD Además, tuve la suerte de que en bachillerato que es cuando más obras clásicas mandan (para que estudiemos la generación del 27, las del 98...) a nosotros las lecturas nos las ponían como complementarias y nunca como obligatorias así que sólo las leías si te apetecía.

    No sé, creo que en ese sentido tuve mucha suerte :P

    Un beso ♥

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    Está claro que simplemente por el hecho de que te obliguen a leerlo ya hay mucha gente que va predispuesta a que no te guste. A mí me parece algo complejo... está claro que hay que crear un hábito de lectura en los jóvenes, pero obligarlos a leer tal o cual libro y hacerles un exámen se está demostrando que no es la solución.
    Por otro lado, si no te obligan a leer clásicos en el instituto casi nadie habría leído La Celestina o El Lazarillo de Tormes. Yo, por ejemplo, estoy agradecida de que me hicieran leer El Quijote porque por mí misma no habría dado el paso y sin embargo es un libro que me gustó mucho y que luego he releído por mi cuenta.
    No sé, la solución que se me ocurre es que manden un trabajo sobre un libro, pero a elección. Así al poder elegir cada uno un libro que le guste puede crearse ese hábito de lectura...
    Un beso ^-^

    ResponderEliminar
  4. Yo no veo bien las lecturas obligatorias porque por ejemplo a mi casi siempre me han puesto libros malos de narices y claro, así a quien no le guste leer no se va a enganchar. En toda mi época de instituto solo mereció la pena Las luces de septiembre y en el colegio El valle de los lobos.
    Con la mayoría de los libros que ponen hace que mucha gente le coja tirria a leer...
    Un beso<3

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola, Marina! Pues la verdad, mi experiencia personal ha sido algo distinta. ¿En qué sentido? Las pocas veces que me tocó leer algo "por obligación" no tuve exámenes así que no había esa excusa por parte de mis compañeros y aún así, veía como las detestaban o simplemente no las leían. Por eso, me quedo con la idea de que lo hacen porque están predispuestos a odiarlas.

    De hecho, me pasó en la carrera, que nos dijeron lean un libro (el que quieran) y lo platicamos en clase. Créeme, pegaron el grito al cielo y andaban buscando el más corto que pudieran encontrar y eso que les estaban dando la oportunidad de escoger. Al final, algunos lo disfrutaron, otros no y así sucesivamente.

    En mi opinión, lo ideal sería avanzar gradualmente. Darnos para empezar libros infantiles o más ligeros de leer. No que a veces nos quieren dar El Quijote como primera lectura y obvio, si tienes 13 y te dan un libro denso y con segundas interpretaciones, no te va a gustar nada.

    Te mando un beso enorme<3
    P.D. He visto que Silvia mencionaba El Quijote y me dio risa porque me pasó lo contrario. Después de leer varios capítulos me di por vencida y no lo he vuelto a tocar JAJAJA

    ResponderEliminar
  6. Hola guapa.
    Personalmente, creo que mejor que hacer exámenes sobre esas lecturas obligatorias, es mucho más instructivo abrir el debate entre los propios alumnos. Hasta que llegué a la universidad no pude comprobar que de esa manera uno como lector aprende más. Los exámenes parece que solo intenta pasar un tramite para el alumno no buscan aprender. O al menos esa es mi opinión.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Hola!
    Bueno, lo cierto es que me encuentro entre la espada y la pared. Y es porque, algunos de mis libros favoritos, han sido lecturas obligatorias para el colegio, que hicieron que me animara a seguir leyendo. Y eran libros que nos gustaban a todos, porque eran en plan de Laura Gallego... En fin, no he tenido muy mala suerte. Pero por ejemplo, ahora que estoy en segundo de bachillerato, son horribles. Además de que te hacen perder valioso tiempo, y en vez de irme a la cama a leer algo que me guste para desconectar, tengo que leer Los pazos de ulloa, que no llevo demasiado, y ya me está cargando una barbaridad. Sí, me alegro que me hayan hecho leer ciertos clásicos, porque me siento más... ¿Culta...? xDDDDDDDDD No, en serio, supongo que porque me traen buenos recuerdos... Pero ya no. Las veo innecesarias. Por ejemplo, si quieren mandarlas en la ESO, que manden libros guays, que no todo tiene que ser clásicos. Que se explayen, que cambien un poco el sistema educativo, que los niños sean más creativos, y creo que las lecturas incluso podrían ayudar a ello. Que mandes a unos niños leer Divergente, creo que va a ser mucho más divertido que que te manden leer Tom Sawyer... AY, creo que me estoy yendo por los cerros. Que no, no estoy a favor. Ya no. Los veo innecesarios, y como tú dices, que muchos chicos asocien leer a exámenes, a clásicos, y eso no puede ser así. Hay que descubrirles un nuevo mundo en la literatura, algo que debe ser divertido. O así lo creo yo. Una pena que no esté estudiando nada para dirigir mi futuro a magisterio, pero espero que los profesores cambien el estilo de enseñanza.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que no deberian dar solo un libro como lectura obligatoria, porque normalmente no suelen atinar. Seria mejor que nos dieran una lista de 5 o 6 y cada uno escoge el que más le llame la atención, o el que piense que se va a leer. Por suerte, este año me ha tocado un libro con el que estoy bastante conforme; pero años anteriores, se me quitaban las ganas de leer cualquier libro por los tostones que mandaban (que después nadie leía).

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola!

    Creo que la palabra "obrigatoria" tiene un sentido muy negativo para los jovenes, te obligan a leerlo para después aplicar un examén. Siempre me ha encantado leer, pero las lecturas de la escuela no solian atraparme y eran siempre libros aburridos, de temáticas que no me gustaban. Aun más, es obrigatoria y tienes una fecha limite para leer, eso hace con que a lectura salga pesada. leemos cuando nos apetece y el libro que nos apetece leer. El hecho que te obliguen a leeer algo en un cierto tiempo establecido sueña terrible, y hay que deciros que las elecciones que los maestros hacen, no son siempre las mejores, libros complexos, dificiles, que hasta para nosotros, lectores habituales, resulta complicado

    Un Besote

    ResponderEliminar
  10. El problema está en todo el sistema educativo, y no aquí, sino en todo el mundo.
    No sólo con la literatura, sino con todo. Se enseña a memorizar y repetir, no a pensar, tener opinión, conocer los hechos, tener cultura... la mayoría de la gente lo que hace es aprender a aprobar, que es algo muy triste.
    Lo que ocurre con las lecturas obligatorias, es que leer no debería ser una obligación y cada persona es un mundo. Yo soy lectora desde siempre, ya de muy niña me gustaban los libros, así que para mí tener un libro en las manos es habitual. Ahora bien, con las lecturas obligatorias del colegio me ha pasado de todo: me ha encantado, no ha estado mal, lo he recomendado, lo he odiado... y eso es porque cada uno es diferente, y que un libro sea un clásico o algo guay, no hace que te guste.
    A mí por ejemplo El lazarillo de Tormes o la vida es sueño me encantan, que son clásicos, y 'Manolito Gafotas' que supuestamente a los "jóvenes" les gusta, yo lo odié x)
    Creo que la importancia sería fomentar que los niños y los jóvenes lean, sin importar qué leen. Y los clásicos, estudiarlos o comentarlos en historia de la literatura, no obligar a nadie a leer un libro solo porque "es muy bueno" ya que lo dicen cuatro estudiosos.
    Un besito

    ResponderEliminar
  11. Hola Fly!
    Puede que sea para inculcar el gusto por la lectura, el tema es que siempre nos hacen leer los mismos libros que son pesados para empezar a leer. Para mí también nos hacen leer determinados libros para que aprendamos a leer entre líneas y encontrar las metáforas, mensajes y símbolos que se esconden detras de esas palabras.
    Personalmente tuve experiencias regulares con los libros que me hicieron leer en el cole. Además era selectiva, si me llamaba la atención lo leía sino ni me molestaba. Así me pasó que en primer año de secundaria me hicieron leer uno que era medio infantil con una bruja y me encantó, ni me acuerdo qué libro era. Después en tercero me hicieron leer Rosaura a las diez y amo ese libro. Pero cuando me hacían leer libros de literatura gauchesca nacional, ni me molestaba en leerlos. O a veces me llamaban la atención y los leía y los terminaba odiando, me pasó con Rebelión en la granja o Crónica de una muerte anunciada.

    Que andes bien.

    ResponderEliminar
  12. Para mí las lecturas obligatorias nunca han supuesto ningún problema, ya que siempre me ha encantado leer. Además, gracias a eso, he leído libros que de otro modo nunca me hubiesen llamado la atención. Descubrí muy buenas lecturas, aunque también hubo algunas que no me gustaron nada, pero por lo general, era de las pocas personas de la clase que no se lo tomaba como una obligación.

    Besos!

    ResponderEliminar
  13. Supongo que los profes intentan incentivar la lectura en la gente o al menos meter cultura a la fuerza, pero a veces me parece que no sale bien. Obligar a leer es algo feo, en especial cuando el libro no es tu onda :P Lo que podrían hacer es ponerlo como opción (como para hacer un analisis o un ensayo) que de puntos extras o algo así. No sé, jajaja
    Besos !

    ResponderEliminar
  14. Hola! Estoy muy de acuerdo contigo. Yo tampoco entiendo la idea de hacer leer a los alumnos para luego ponerles un examen, ya que eso hace que los alumnos se preocupen y acaben odiando el hecho de leer libro, y no solo los libros obligatorios que nos mandan para leer sino la lectura en general, pierden las ganas. Como muy bien dices, una buena propuesta seria la de debatir el libro leído en vez de ponerles un examen. También se podría hacer algo diferente, es decir en vez de obligar decirles que lean un libro que les guste durante el trimestre y luego que hagan un examen sobre eso....Yo personalmente he odiado muchos libros obligatorios, pero han habido algunas que me han gustado mucho. Pero la mayoría ya te digo que no han sido de mi agrado. Por ejemplo Carlos Ruiz Zafón, nos mandaron La marina y me encantó a más no poder y me quedé satisfecha con la lectura, pero luego hubo la de rimas de Bacquer que fue toda una pesadilla.

    Muy buen debate!
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  15. a mi no tengo problema porque lo que me mandaron en el colegio fue poco y bueno, en general yo era la que leia mas y mis compañeras me ponian a contarle el libro ¬¬

    ResponderEliminar
  16. A mí me gusta tener libertad para elegir lo que quiero leer pero también es cierto que gracias a los profesores he leído libros que nunca me animaría a leer y que me gustaron mucho. Un besote :)

    ResponderEliminar
  17. Cuando era pequeña en plan en parvulario nos hacían escoger un cuento y nos lo llevabamos a casa en una maletita roja junto con al ficha y después del fin de semana teníamos que llevar la ficha rellena que consistía en poner el título y autor y un resumen además de hacer un dibujo.
    No había exámenes jajaja era una tarea divertida y te ponian circulitos según los libros que leías al mes, era entretenido.
    Como bien dices ne cuanto te imponen que leas y después sabes que viene el examen hasta luego... se acaba la diversión y acabas odiando el libro xD

    ResponderEliminar
  18. Mi experiencia con las lecturas oblicatorias siempre ha sido negativa... menos cuando me obligaron a leer Oliver Twist que disfruté muchísimo!! Si me hubieran mandando leer a Zafón... ainss

    ResponderEliminar
  19. Desde mi punto de vista, si lo que quieren es que los alumnos lean no deberían obligar a que prueben x libros determinados, creo que sería mejor que tuvieran libertad de elección en cuanto a las lecturas en lugar de imponerlas.

    Besitos =)

    ResponderEliminar
  20. ¡Hola!
    Yo realmente no entiendo por qué los profesores de lengua y literatura castellana tratan de implantarnos una literatura tan aburrida por los ojos como si fuera hipnosis. Es cierto que hay muchos autores que pueden ser importantísimos pero que no dejan de ser un coñazo. Cuando empecé con el instituto, pude empezar con lecturas interesantes y otras no tan interesantes. Las siete muertes del gato fue una lectura que me encantó y que prácticamente me introdujo a la lectura. Eso sí, en tercero de la ESO ya nos pusieron a leer fragmentos de La regenta, El lazarillo de tormes y estas cosas que... bueno. Después, en primero de bachillerato me mandaron leer El quijote, ¡que no sé qué tiene eso de interesante porque me parece un tostón! (no sé por qué, lo juro, pero lo odio) y en segundo cosas como Pedro Páramo que fue como: no, por dios...

    En fin, nuestros profesores no sé qué manía tienen con meternos la literatura española por los ojos, porque hay muchas obras clásicas más bonitas que las que nos enseñan en clase. He llegado a un punto de repugnar a los autores españoles por culpa de las clases, mientras que la literatura hispanoamericana, la escrita en inglés (americana, irlandesa e inglesa), la francesa y la rusa me llaman muchísimo.

    El resultado es que deberían comenzar a ser críticos con estas obras, a ver si les parecería a ellos interesantes leerlos, tener un examen sobre ellos o un trabajo y comentarlos cuando el libro te ha parecido super coñazo.

    Y sé que todas las obras españolas no son tan malas, pero estoy generalizando con los clasicazos que nos han metido por los ojos desde que empezamos el instituto para que yo no vea ningún interés en ellos cuando sea más mayor. También he hablado de las obras españolas porque son las únicas que nos han mandado leer o han obligado a la fuerza a que nos sepamos de pe a pa. Por supuesto, siempre hay lecturas que recomendaron mis profesores que me gustaron mucho, otras que me han parecido indiferentes y otras que he odiado.

    ¡Un besazo ^^!

    ResponderEliminar
  21. ¡Hola! Pues en lo que voy del curso, aún no he tenido que leer un libro de modo obligatorio así que no podría decirte si me gusta o no. Pero a juzgar por lo que dices, no creo que llegue a gustarme cuándo eso suceda. Un beso.

    ResponderEliminar

No spam ni URLs, por favor.
Sé respetuoso. Si no coincides, deja tu opinión amablemente, sin faltar al respeto.
Muchas gracias por comentar :)